Jürg Fortunat Federspiel nació en 1931 en el cantón de Zúrich, Suiza, aunque su infancia se desarrolló en Davos y Basilea. A partir de 1951, comenzó a trabajar como periodista y crítico de cine para varios periódicos suizos, por lo que realizó numerosos viajes por Alemania, Francia, Gran Bretaña, Irlanda y Estados Unidos, donde establecería su residencia durante un tiempo. Comparado por muchos con Blaise Cendrars, desde que en 1961 publicó su primer volumen de cuentos, Oranges und Tode, se le ha considerado una de las voces más importantes de las letras alemanas. De hecho, a partir de entonces recibió innumerables reconocimientos literarios, entre los que cabe destacar el Premio de la Fundación Suiza Schiller (en 1962 y en 1970), el Premio Georg Mackensen, el Premio Conrad Ferdinand Meyer, el Premio de Literatura de la Ciudad de Basilea y el Premio Honorífico de la Ciudad de Zúrich.

Su segunda novela, La balada de Maria Tifoidea (1982), se convirtió de inmediato en un éxito en su país y fue traducida a varios idiomas. En 2001, con motivo de su 70 cumpleaños, se publicó su último libro, una antología de poesía titulada Mond ohne Zeiger. Después de eso, enfermo de diabetes y Parkinson, no volvió a escribir nada más. 

A principios de febrero de 2007, fue encontrado muerto —presuntamente un suicidio— en una presa cerca de la ciudad de Weil am Rhein en Baden-Württemberg, tras casi un mes desaparecido. 

Libros